miércoles, 12 de agosto de 2009

Consolidacion del Territorio


Durante el curso del siglo XIX el país se expande anexando nuevos territorios. La necesidad de consolidar la independencia expulsando a los últimos enclaves realistas culmina con la incorporación de Chiloé entre 1825 y 1826. La definición de los alcances del territorio chileno se encuentra contenida de la Constitución de 1833. Lo anterior provoca algunas diferencias con Argentina que se resuelven parcialmente en el Tratado de 1881. Por otra parte, las diferencias con Perú y Bolivia desencadenan dos conflictos bélicos: la guerra contra la Confederación Perú- Boliviana (1836-1839) y la guerra del Pacífico (1879-1883). Las relaciones con ambos países quedan zanjadas recién en el siglo XX mediante el tratado de paz con Bolivia (1904) y el Tratado de Lima (1929).
Con el objeto de consolidar la soberanía en el sur del país el gobierno de Manuel Bulnes implementa proyectos de colonización que se materializan con la ocupación del estrecho de Magallanes y la instalación de familias alemanas en las zonas de Valdivia y Llanquihue. En el mismo sentido, el Estado chileno inicia la ocupación de La Araucanía, en alianza con hacendados interesados en anexar las tierras ubicadas en esa región a sus posesiones. El proceso culmina en 1882. Un carácter más bien anecdótico tiene en cambio la llamada guerra con España, fuertemente motivada por un sentimiento americanista y cuya expresión es el bombardeo a Valparaíso, de parte de las fuerzas españolas, acaecido en 1865. El tratado de paz definitivo con esa nación se firma en Lima en 1883

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada